jueves, 23 de julio de 2009

Mientras más temprana sea la integración al proceso educativo, mejores son los resultados

Para la psicóloga, magíster en neuropsicología y presidenta de la Asociación Paraguaya de Neuropsicología (APAN), Laura Barriocanal, la inclusión e integración de los niños y adolescentes con necesidades especiales a los establecimientos educacionales juega un rol clave en la rehabilitación e inserción social de éstos.
A su juicio, la mayor flexibilidad curricular que impera en los establecimientos educacionales permite adecuaciones significativas en cuanto a programas, espacios, materiales, instrumentos, horarios y métodos de evaluación. “Algunos colegios integradores tienen aulas de apoyo especiales para estos pequeños, también se establecen horarios diferenciados a la hora de rendir por ejemplo”, señala.
Con el propósito de alcanzar una inclusión total y efectiva, Barriocanal destaca la labor de lo que ella define como “maestra integradora”, una figura clave, sobre todo en la primera etapa de escolarización de los niños con trastorno de aprendizaje, puesto que será ella quien aproxime al pequeño al entorno y lo ayude a integrarse con sus compañeros modo que pueda iniciar contactos afectivos.
Sin embargo, la profesional recalca que para lograr esta inclusión educativa es necesaria la detección y evaluación de las necesidades especiales. También es importante analizar las potencialidades de desarrollo y de aprendizaje del niño, identificando cuáles son los recursos educativos que necesita y si la escuela en cuestión se los puede brindar.
En el caso de que un colegio opte por una política que incluya a alumnos con necesidades especiales, la licenciada Laura Barriocanal, califica necesario el trabajo interdisciplinario de la institución en su conjunto (directivos, docentes, escolares, padres, terapeutas y maestros de apoyo). Asimismo, la enseñanza supone la planificación de estrategias, actividades y materiales didácticos difer

1 comentario:

Carla, mama de Valentin dijo...

Hola Magali!...gracias por haber pasado por mi blog. Me encantó el tuyo!, estuve leyendo la historia de Manuel, es un niño precioso!, q rulos q tiene!, jaja!...te felicito por la lucha que llevas a cabo por ver cada dia mejor a tu hijo, y la entereza para enfrentar todo lo que les tocó vivir.
Como habras visto Valen, mi hijo, tiene casi la misma edad de Manuel y con un año ya de diagnostico hacemos lo imposible para verlo progresar tambien.
Te envío muchos cariños!...
Y ya me hago seguidora de tu blog!
Besos enormes al bombon de Manuel!