sábado, 20 de junio de 2009

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad


Trastorno por déficit de atención e hiperactividad
Información general de carácter divulgativo sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), un trastorno psiquiátrico conductual que se manifiesta con un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad más frecuente y grave del que suele observarse en individuos con un nivel comparable de desarrollo
Madrid, 20 de junio 2009 (medicosypaciebntes.com)"Médicos y Pacientes" ofrece en el presente reportaje una visión general, de carácter divulgativo, sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).
¿QUÉ ES EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD (TDAH)?
El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno psiquiátrico conductual que se manifiesta con un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad más frecuente y grave del que suele observarse en individuos con un nivel comparable de desarrollo.
Los médicos disponen de dos grandes herramientas diagnósticas para evaluar los síntomas del TDAH: la Clasificación Internacional de Enfermedades, 10ª edición (ICD-10), publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, 4ª edición revisada (DSM-IV-TR), de la Asociación Psiquiátrica Americana (APA). Los criterios actuales de ICD-10 y DSM-IV-TR proporcionan una relación muy similar de síntomas pero recomiendan diferentes maneras de establecer un diagnóstico.
Para ser diagnosticado correctamente de TDAH, el individuo necesita demostrar:
Al menos seis de nueve síntomas de inatención, uno de cuatro síntomas de impulsividad y tres de cinco síntomas de hiperactividad de acuerdo con ICD-10, o al menos seis de nueve síntomas de inatención y/o al menos seis de nueve síntomas de hiperactividad-impulsividad de acuerdo con DSM-IV-TR.
Un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad de aparición más frecuente y mayor gravedad de la que suele observarse en individuos con un nivel comparable de desarrollo.
Presencia de los síntomas desde hace al menos seis meses.
Presencia de algunos síntomas desde una edad temprana (antes de los 7 años).
La discapacidad causada por los síntomas está presente en dos contextos o más (por ejemplo en casa y el colegio o el trabajo).
Deterioro clínicamente significativo en el funcionamiento social, académico u ocupacional.
Los síntomas no pueden explicarse mejor mediante otro trastorno psiquiátrico.
¿A QUIÉN AFECTA EL TDAH?

El TDAH es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes en niños y adolescentes.
La prevalencia mundial del TDAH se calcula en el 5,3% (con amplia variabilidad) según una revisión sistemática exhaustiva de este asunto publicada en 2007 en American Journal of Psichiatry.
Un 5% (260.000) de los niños y adolescentes (6-17 años) españoles padecen esta enfermedad.
Según DSM-IV-TR, el TDAH es más frecuente en varones, con proporciones hombre/mujer que varían de 2:1 a 9:1 dependiendo del tipo (el tipo predominantemente inatento puede tener una proporción de género menos acusada) y el contexto (los niños remitidos a la clínica tienen más probabilidades de ser varones).
En España, más del 60% de las prescripciones se realizan en niños con menos de 12 años y más del 80% de las prescripciones se realizan en varones (fuente; estudio de prescripciones médicas IMS TAM 12/07).
Aunque se tiende a pensar en el TDAH como un problema infantil, hasta el 65% de los niños con TDAH pueden seguir presentando síntomas en la edad adulta según la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (AACAP). Las directrices clínicas europeas para el síndrome hipercinético también indican que el trastorno a menudo persiste en la adolescencia y vida adulta.
Según la « National Comorbidity Survey Replication »: el 4,4% de la población adulta padece TDAH. ( http://www.cat-barcelona.com/ret/pdfret/Ret50.5.pdf)
Aunque los síntomas de inatención e impulsividad a menudo permanecen a medida que el paciente envejece, la hiperactividad puede observarse con menos frecuencia.
¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL TDAH?
Se desconoce el origen exacto del TDAH pero los científicos creen que el trastorno podrían estar causado por una combinación de los siguientes factores:
Función neurotransmisora – Se cree que el TDAH lo causa un desequilibrio de dos neurotransmisores, la dopamina (DA) y noradrenalina (NA), que podrían desempeñar un papel importante en la capacidad para concentrarse y prestar atención a las tareas.
Genética – Los estudios sugieren rotundamente que el TDAH tiende a transmitirse dentro de las familias.
Entorno – Determinados factores externos, como fumar durante el embarazo o las complicaciones del embarazo, parto o primera infancia podrían contribuir al TDAH.
¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL TDAH?
Los principales síntomas del TDAH son inatención, hiperactividad e impulsividad. A las personas con TDAH les suele resultar difícil concentrarse, se distraen fácilmente, les cuesta permanecer quietos y con frecuencia son incapaces de controlar su comportamiento impulsivo.
Puesto que prácticamente cualquier persona muestra síntomas de este tipo de conducta alguna vez, DSM-IV-TR y ICD-10 especifican que determinadas conductas deben aparecer a una edad temprana (antes de los 7 años) y continuar durante al menos seis meses.
En los niños, estas conductas deben ser más frecuentes o graves que en otros niños de la misma edad.
En adultos, la hiperactividad puede manifestarse en forma de nerviosismo o desasosiego interno.
¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL TDAH?
No existe una única prueba objetiva para determinar la presencia de TDAH, sino que se lleva a cabo una evaluación exhaustiva que puede incluir un examen físico, pruebas psicológicas, la revisión de los informes escolares y médicos, escalas de conducta valoradas por padres y profesores, y entrevistas con los padres y los niños.
Cualquier valoración se basa en los criterios diagnósticos marcados por DSM-IV-TR o ICD-10.
Según DSM-IV-TR, los síntomas del TDAH en niños pueden manifestarse mediante las conductas siguientes:
Inatención: puede presentarse en forma de mala organización o alguien que se distrae con facilidad.
Hiperactividad: puede manifestarse con forma de nerviosismo constante y dificultad con las actividades tranquilas.
Impulsividad: puede expresarse como forma de conversación excesiva, respuestas repentinas e impaciencia para esperar su turno.Los síntomas del TDAH en adultos pueden manifestarse mediante las conductas siguientes:
Inatención: puede detectase como forma de dificultad para finalizar y cambiar de tarea, y mala gestión del tiempo.
Hiperactividad: puede manifestarse como forma de sentimientos subjetivos de desasosiego.
Impulsividad: puede presentarse en forma de acabar las frases de los demás durante una conversación, dificultad para esperar su turno e interrupción de los demás cuando están ocupados.
El diagnóstico ICD-10 del TDAH exige un número mínimo de síntomas en las tres dimensiones de la inatención, sobreactividad e impulsividad, y requiere que se cumplan todos los criterios en al menos dos contextos situacionales diferentes.
El diagnóstico ICD-10 de síndrome hipercinético exige el inicio temprano (generalmente en los cinco primeros años de vida), falta de persistencia en actividades que requieren implicación cognitiva y tendencia a pasar de una actividad a la siguiente sin terminar ninguna, junto con actividad desorganizada, mal regulada y excesiva.
Cierto deterioro provocado por los síntomas del TDAH debe estar presente en al menos dos contextos (por ejemplo en casa y en el colegio o el trabajo).
Debe haber evidencia clara de incapacidad significativa en el funcionamiento social, académico u ocupacional.
Es muy poco corriente que un individuo presente el mismo nivel de disfunción en todos los contextos o en un mismo contexto en todo momento.
Los síntomas suelen empeorar en situaciones que exigen atención sostenida o esfuerzo mental, o que carecen de atractivo intrínseco o novedad (por ejemplo, escuchar al profesor en clase, hacer los deberes, escuchar o leer documentos extensos o trabajar en tareas monótonas y repetitivas).
Los síntomas tienen más probabilidades de ocurrir en situaciones de grupo (como la guardería, el colegio o el entorno laboral).
Presencia de algunos síntomas hiperactivos-impulsivos o de inatención que son causa de discapacidad antes de los 7 años de edad.
Los síntomas no se explican mejor con otro trastorno mental (como el trastorno del estado de ánimo, ansiedad, disociativo o de personalidad).
En España, normalmente el problema es identificado por familiares y profesores. El pediatra actúa como coordinador entre familiares/profesores y el especialista en TDAH (normalmente psiquiatras infantiles y neuropediatras) el que realiza el diagnóstico diferencial e instaura el tratamiento.
¿CÓMO SE TRATA EL TDAH?
Aunque el TDAH no tiene cura, el tratamiento incluye planteamientos educativos, terapias psicológicas o conductuales, medicación o una combinación de lo anterior. Los regímenes terapéuticos deben ser personalizados conforme al patrón de síntomas del paciente. En un estudio a largo plazo patrocinado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE.UU., se descubrió que un enfoque terapéutico multimodal que combinaba medicación y modificaciones conductuales fue el más efectivo.
Terapias psicológicas y conductuales – Dependiendo de las necesidades de la persona, existe una serie de terapias psicológicas y conductuales disponibles para el tratamiento del TDAH, incluida la psicoterapia, terapia cognitivo-conductual y formación en destrezas sociales.
Medicación – Dependiendo de las necesidades de la persona, existe una serie de terapias farmacológicas para controlar los síntomas del TDAH, incluidos los estimulantes y no estimulantes, y la medicación de acción inmediata o retardada.